PROCESO DE TRABAJO: Grabar un Estéreo

Grabar un Estéreo

Si queremos capturar un ambiente sonoro de la forma más realista debemos hacerlo como mínimo con dos micrófonos, se trata de capturar la profundidad y la posición lateral de cada sonido para que cuando se escuche nuestra grabación se mantenga la imagen estéreo. Veremos las técnicas microfónicas mas adecuadas teniendo en cuenta qué grabamos y para qué lo grabamos, es decir, dónde lo vamos a escuchar y con cuantos altavoces.

¿Porqué estéreo?

Cuando decidamos grabar algo en estéreo será porque la fuente de sonido lo requiere, porque es un instrumento musical grande, porque tenemos varios instrumentos tocando a la vez, o porque queremos exagerar su amplitud en un efecto no muy realista. Los ejemplos mas normales son la batería, porque es grande y esta formada por varios instrumentos; o un piano porque es grande y se quiere exagerar la proximidad; la orquesta clásica es el mejor ejemplo de varios instrumentos tocando a la vez, y se graba muy a menudo con un par estéreo.

Una pregunta que debemos hacernos al escoger la técnica microfónica será acerca de la importancia que le vamos a dar a los sonidos que vengan del centro, es decir, los que sonarán entre los dos altavoces cuando se escuche la grabación. Debemos tener en cuenta que el sistema estéreo normal, formado por dos altavoces, hace uso del llamado ‘centro fantasma’, y crea la ilusión de que hay un sonido en el centro haciendo que suene con el mismo volumen en los dos altavoces. Tenemos que admitir que lo mejor sería tener un altavoz en el centro para no necesitar este truco, ya que a veces no funciona muy bien. Usaremos distintas técnicas de captación si los sonidos centrales deben ser mas importantes que los laterales o si los sonidos de los lados han de tener mas peso. De todas formas por el hecho de grabar un sonido en estéreo ya estamos sacrificando la precisión y la definición que tiene un sonido mono, que aunque suene en el centro fantasma siempre sonará más contundente y cercano.

Por favor deja un voto o comentario, es lo único que obtengo del blog.

Micrófonos Coincidentes

Como vimos en la Definición de Estéreo, la primera técnica microfónica de captación estéreo fue patentada en 1931 por Alan Blumlein en el mismo registro donde definía el estéreo y las formas de captarlo, grabarlo en discos y reproducirlo con dos altavoces. Pero era demasiado pronto, no fue hasta los años ‘50 cuando empezaron a comercializarse discos en estéreo, y fue entonces cuando empezó la experimentación y la investigación en estudios de grabación y de radio del mundo occidental. A lo largo de unos 15 años se desarrollaron casi todas las técnicas microfónicas que se usan hoy en día, y ya desde entonces se pueden distinguir dos aproximaciones muy distintas: con los micrófonos cercanos entre si, y con los micros separados.

Las técnicas de micros cercanos y coincidentes (dos micros en el mismo lugar, uno sobre el otro) tratan de utilizar las mismas cualidades que tiene la cabeza humana para conseguir los mismos resultados. Digamos que aunque solamente nuestros oídos pueden percibir el sonido, toda nuestra cabeza, y nuestras orejas también, intervienen en la audición. Un sonido que viene de la derecha entra antes por el oído derecho, y cuando entra por el oído izquierdo lo hace con menos agudos debido a que la cabeza los absorbe, es como un filtro pasa bajos alrededor de los 700 Hz con una pendiente muy suave. Dependiendo del ángulo de incidencia del sonido con nuestra cabeza, los sonidos llegarán entre 0,6 y 0,003 milisegundos mas tarde a un oído que a otro. Si además de fijarnos en el principio del sonido nos fijamos en el resto de la onda, la diferencia entre un oído y otro será de fase. Todos estos detalles son los que nos dicen de dónde viene un sonido y en qué tipo de ambiente sonoro nos encontramos, y colocando dos micrófonos a distancias entre 0 y 30 cm se busca que capten los mismos detalles y proporcionen la misma sensación estéreo. Como es lógico no lo consiguen perfectamente, quizá porque solo llevan cincuenta años o menos evolucionando.

Micrófonos Separados

El ‘muro de sonido’ o ‘wall of sound’ no fue una invención del malogrado Phil Spector, sino de los técnicos de Bell Laboratories, más exactamente de Harvey Fletcher, quien consiguió unos resultados excelentes colocando una línea de 80 micrófonos delante de una orquesta, haciendo que cada uno alimentara un altavoz colocado en otra línea de altavoces en otra gran habitación (por supuesto en el mismo orden). Es fácil de imaginar que en los años ‘30 todo el mundo que pudo escuchar el experimento quedase asombrado, pero los problemas logísticos (imposible transporte y comercialización), así como la falta de un grabador de 80 pistas, hicieron que el ‘wall of sound’ quedase en un mero concepto, que se reciclaría después de treinta años para describir la densidad de un sonido en lugar de la impresionante imagen que debían dar ochenta altavoces juntos.

Para lo que sí sirvió el experimento fue para crear una nueva forma de abordar la captación de una fuente sonora grande, y en poco tiempo se empezaron a probar técnicas parecidas con un número de micrófonos mas cómodo (dos o tres). Los resultados fueron bastante convincentes a pesar de que ahora no se trataba de copiar un modelo natural, sino de ampliar la percepción: con unos micros separados tres metros se recoge algo parecido a tener una cabeza de tres metros de ancho. Cuando un sonido esté mas cerca de un micro que de otro llegará también con un retraso al último micro, este retraso será tan grande que la fase no entrará en juego, sin embargo lo que sí será ahora más importante es la diferencia de volumen. Al estar los micros tan separados entre sí, recogerán con mas volumen los sonidos que vengan desde mas cerca, y por supuesto lo que esta cerca de un micrófono estará lejos de otro.

Elegir una

Hay que conocer las ventajas e inconvenientes de ambas técnicas para poder decidir cuál utilizar en cada caso, porque como hemos dicho antes, la diferencia estará en la amplitud del estéreo y la definición de la imagen central: separando los micrófonos obtendremos una imagen estereofónica muy ancha y una sensación espacial mayor, sin embargo los sonidos serán difusos y los sonidos equidistantes a los micros tendrán poca definición y difícil localización. Por eso las técnicas de micros espaciados son buenas para cine y audiovisual, ya que dejan el centro bastante vacío para las voces de los actores. Ésta característica puede ser muy útil también en música, aunque es menos común, y se utiliza casi exclusivamente en los micros de ambiente de la batería.  Las técnicas con micros distantes mas conocidas son:

– Con el imaginativo nombre AB se denomina a cualquier forma de colocar los micros si están separados mas de 40 cm, también deben estar a la misma altura y se colocan formando una línea paralela a la orquesta o el ‘escenario’. Esta técnica es especialmente efectiva si se usan micrófonos omnidireccionales, y como es descendiente directa del ‘wall of sound’ original, no está limitada a dos micros. Los mejores resultados los he conseguido separando dos micros varios metros, justo para formar una línea un metro menos ancha que la orquesta. Si se quiere más definición central se puede añadir un tercer micro en el centro, también a la misma altura y en la misma línea. Colocando los micros mas altos grabaremos mas señal reflejada y menos señal directa. En la mezcla el micro central se manda al centro, y los otros dos se mantienen abiertos, con panoramas iguales; una apertura extrema no siempre va a ser la mejor. Es muy común colocar estos micros a cierta distancia de la orquesta, por lo que tendrán retraso con respecto a los micros cercanos que hayamos usado. Una forma de reducir un posible exceso de ambiente (y de ganar definición) es mover las pistas de estos micros para eliminar este retraso (será como quitar el ‘pre-delay’ a la reverb natural).

Por favor deja un voto o comentario, es lo único que obtengo del blog.

– El Decca Tree es una evolución del sistema AB, fue inventado por Roy Wallace y Arthur Haddy en los años 50 en los estudios Decca de Londres. Aunque su idea original era crear una cabeza artificial donde colocar los micros, al final acabaron construyendo una estructura con forma de T y colocando un micrófono omnidireccional en cada punta. Es como tener un par de micros en AB y añadir un tercero bastante mas cerca de la orquesta, de esa forma la imagen central se define bastante. Las medidas pueden variar en función del tamaños la orquesta, de la sala o de la amplitud que se quiera dar al estéreo. En la mezcla los micros se panoramizan hacia el lado donde están situados: el izquierdo a L, el derecho a R y el central al centro.

Las técnicas de micros coincidentes utilizan casi todas un par de cardioides que con su distancia y ángulo intentan simular las características de la cabeza humana. Las diferencias entre ellas son pequeñas y sirven para variar la amplitud del estéreo, normalmente se utilizan para grabar grupos de instrumentos relativamente cercanos, a menos de dos metros. Existen bastantes nombres con pequeñas variaciones: XY, ORTF, DIN, EBS, NOS, RAI… En ésta página podemos ver representaciones gráficas y simulaciones muy interesantes de cada técnica y sus variaciones.

– Dando un paso más allá hacia la simulación de la cabeza humana está la técnica de Disco Jecklin: es un disco de material absorbente que se coloca entre dos micros omnidireccionales separados 160 mm, de esta forma se iguala la absorción que tiene lugar en la cabeza. Por otro lado los técnicos de Neumann han ido aún más lejos construyendo una cabeza a tamaño natural y colocando dos micrófonos dentro de las falsas orejas, y han conseguido una sensación súper realista entrando en mundo del estéreo binaural. Este estéreo es el más cercano a la realidad, capaz de grabar y recrear los cambios en las tres dimensiones (los sonidos suenan arriba o abajo, no solo se mueven lateralmente o acercándose) con el único inconveniente de necesitar auriculares. Si se escucha un estéreo binaural sin cascos la sensación es bastante realista, con un poco de pérdida del centro, pero con cascos y con los ojos cerrados es como estar en el lugar de la grabación. La forma más común de grabar en binaural es con micros en miniatura colocados dentro de las orejas, también se llaman ‘stealth microphones’ en inglés.

– La técnica estéreo mas antigua es la llamada Blumlein, en honor a su inventor Alan Blumlein, quién también inventó el concepto de Estéreo y el Estéreo MS. Se necesitan dos micrófonos bidireccionales que se colocan perpendiculares, o dicho de otra forma: uno grabando Norte y Sur, y el otro grabando Este y Oeste. Los mejores resultados se consiguen colocando los micros en el centro de la orquesta, con los músicos formando un círculo alrededor. Es importante la posición de cada instrumento, ya que los panoramas de los micros se abrirán totalmente, y el sonido que incida perpendicular a uno de los micros sonará solamente por su lado; los instrumentos que se quieran situar en el centro del estéreo deben quedar en el centro del ángulo formado por los micros, es decir en el Noreste o en el Noroeste, en el Sureste o en el Suroeste. Es interesante que al darnos un micro dos puntos que irán a L, y el otro micro otros dos puntos que irán a R, tenemos cuatro puntos que irán al centro (siempre entre L y R). Los discos de jazz más míticos de los años 50 y 60 se han grabado casi todos con ésta técnica.

– Ya vimos en la Definición del Estéreo MS que hay una técnica microfónica que nos proporciona las señales M y S directamente. Sin embargo podemos aprovechar las ventajas del MS sin complicarnos con la decodificación posterior, si dejamos ambos panoramas en la misma posición no tendremos un estéreo, pero tendremos un sonido mono con una cantidad regulable de ambiente; también podemos abrirlos un poco para tener la señal ‘seca’ por un lado, y el sonido de la sala por el otro. Por ejemplo para una guitarra colocaremos un micro dinámico delante del amplificador, y un condensador bidireccional un poco alejado y orientado para que el sonido directo incida en el ángulo sordo del micro: tendremos la típica guitarra con la pegada y definición del dinámico, con la cantidad de ambiente que queramos mezclar; es importante usar un bidireccional (en lugar de un omnidireccional) para evitar problemas de fase con el cardioide.

Por favor deja un voto o comentario, es lo único que obtengo del blog.

Si volvemos a usar la decodificación MS normal, tendremos la posibilidad de experimentar con distintos patrones polares en el micro que recoge la señal M. Con un cardioide tendremos la señal estéreo normal, y con un hipercardioide podremos darle más definición al centro; por otro lado si usamos un omni tendremos mucho mas ambiente y un canal central muy poco definido. Si además de la señal frontal nos interesa la señal trasera podremos probar con un bidireccional, que será como coger un par Blumlein y descodificarlo a estéreo.

Como estamos viendo, las técnicas de micros coincidentes nos dan mejor definición en el centro pero fallan en la amplitud, justo al contrario que las técnicas de micros separados. Cuando se quiere tener todo (amplitud y canal central) o simplemente probar y experimentar, lo más normal es olvidarse de definiciones y purismos para mezclar las técnicas. Podemos obtener resultados interesantes colocando un par XY cerca de la orquesta y varios micros en AB bastante alejados, o quizá al revés con el XY mas lejos; o puede ser mejor que el micro más cercano sea un cardioide que nos dé una señal mono que más tarde mezclemos con el estéreo alejado. Todo depende de nuestro objetivo y de la sala donde estemos grabando, de la cantidad de reverb que nos dén las paredes y del color de las reflexiones.

En las técnicas estéreo normalmente se utilizan micros de condensador por su buena dinámica y escasa coloración, aunque muchas veces es interesante utilizar un micro de cinta (ribbon en inglés) cuando se buscan unos agudos menos afilados y un sonido más cálido en general. Para sustituir o simular un micro bidireccional se pueden usar dos cardioides colocados en direcciones opuestas, colocando siempre sus panoramas en la misma posición. También es esencial usar micros seleccionados en fábrica para formar un ‘par estéreo’ (en inglés se le llama ‘stereo matched’). Esta selección se hace por medio de tests en los que se escogen parejas de micrófonos que tienen una respuesta en frecuencias muy similar; se trata de tests muy precisos, no por ser de la misma marca y modelo dos micros van a sonar exactamente igual. En principio estos dos micros suelen tener el mismo patrón polar.

Manos a la obra

A la hora de grabar será importante la preparación de los micros incluso antes de situarlos en la configuración elegida. Normalmente se usarán dos micrófonos iguales, aunque esto se debe hacer con todos los micros que vayamos a usar, sean dos o más. Para asegurarnos de que tenemos la misma ganancia y el mismo sonido en los dos, tenemos que usar previos de micro iguales, y después:

1 – colocar los dos micros tan cerca como sea posible, haciendo coincidir sus diafragmas para que se encuentren en paralelo y apuntando a la fuente de sonido con la misma distancia . Yo suelo unirlos con cinta de pintor para que no se muevan.

2 – luego le pediremos al músico que haga sonar su instrumento y tomaremos ganancia con el primero de los dos micros dejando el otro mudo.

3 – mientras el músico sigue tocando cambiaremos la fase al segundo, lo escucharemos al mismo volumen que el primero, y con los dos en el centro empezaremos a subir su ganancia. Solo estaremos seguros de que tienen la misma ganancia cuando la cancelación de frecuencias sea la mayor. Para asegurarse lo mejor es subir y pasarse, y luego ir ajustando con pequeños retoques.

Una vez que tengamos todos los micros con la misma ganancia podemos separarlos y moverlos libremente, teniendo cuidado de no cambiar la ganancia de ningún previo. Este método de tomar ganancia es una forma de usar los oídos en lugar de los ojos, se trata de no confiar en que la posición del potenciómetro va a ser tan exacta y precisa como nuestra percepción. Si mas tarde tenemos que cambiar el patrón polar de algún micro tendremos que retocar la ganancia de nuevo.

Para la elaboración de este artículo he utilizado información de las siguientes páginas y documentos:

Recording in stereo – macmusic.org

The Decca Tree – wesdooley.com

The Stereophonic Zoom – rycote.com

Por favor comparte la entrada o deja un voto o comentario, es lo único que obtengo del blog.

Anuncios
    • Goyo
    • 7/09/10

    De nuevo lo vuelves a bordar.

    • edu
    • 24/09/10

    muchas gracias!

    • Anónimo
    • 24/09/11

    Gracias por tu trabajo.

    • clara
    • 25/02/12

    muy bien explicado; es difícil encontrar artículos técnicos bien redactados y fáciles de comprender: ENHORABUENA

    • OptiMuff Prime
    • 1/07/12

    Excelente. Por tu culpa voy a dormir poco esta noche, y mis ojos se ven a resecar.
    Pero para compensar, mis conocimientos se han enriquecido increíblemente…
    Graciñas otra vez!

    • Anónimo
    • 17/02/13

    Gracias a gente como tu aprendemos de la experiencia de los demás. Muchas gracias

    • Cultivar cebollas
    • 31/03/13

    Muchas gracias por la información, soy un gran seguidor de este blog. Te recomiendo que visites el mio y te pases a comentar :)

    • mon
    • 22/03/15

    Gracias por invertir tu tiempo en enseñar a los demás

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: